Buscar

El S&P 500, hacia su mejor mes desde 1974; calienta la impresora de dinero

Los futuros de las acciones de Estados Unidos apuntan a una apertura al alza este jueves, lo que pone al S&P 500 camino de su mejor actuación mensual desde 1974, a medida que los bancos centrales de todo el mundo proporcionan más estímulo para combatir el impacto de la pandemia del coronavirus.

Los últimos movimientos de Wall Street tienen lugar después tras otra fuerte jornada para las acciones el miércoles, que ha hecho que el avance mensual del S&P 500 de abril alcance más del 13%. El Dow ha subido un 12,4% en abril y va camino de su mayor subida mensual desde 1987.

Ambos están a un 20% de sus niveles históricos alcanzados en febrero, y el Nasdaq 100 ahora a un 10% de sus máximos históricos.

La Reserva Federal concluyó su reunión de política monetaria de dos días el miércoles, manteniendo inalterados sus tipos de interés de referencia cerca de cero y prometiendo utilizar un "abanico completo" de herramientas para ayudar a la economía ante una pandemia que plantea riesgos "considerables" a medio plazo.

"Estamos haciendo todo lo posible" para ayudar a los hogares y las empresas estadounidenses a capear la emergencia de salud pública, dijo el presidente de la Fed, Jerome Powell, a los periodistas al finalizar la reunión de política monetaria que también se celebró por videoconferencia.

El banco central de Estados Unidos ya ha recortado los tipos de interés a cero, y ha reiterado que permanecerán inalterados hasta que la economía haya recuperado claramente el rumbo. También ha desplegado alrededor de 2 billones de dólares en compromisos de préstamo, y Powell ha dicho que estaba listo para ir haciendo aún más según sea necesario. "Seguiremos utilizando nuestras herramientas para asegurar que la recuperación, cuando llegue, sea lo más robusta posible", ha dicho Powell, señalando específicamente la voluntad de la Fed de establecer aún más —y más arriesgados— programas de préstamos si el Tesoro de Estados Unidos está de acuerdo.

La atención se dirige ahora hacia el Banco Central Europeo, que celebra su reunión de política monetaria este jueves.

Apenas unas semanas después de que la presidenta del BCE, Christine Lagarde, desvelara un enorme plan de estímulo a través de una medida de conmoción y pavor, el BCE se ha visto sometido a una gran presión para desplegar aún más potencia para apuntalar una economía que podría reducirse en una décima este año.

Imprimiendo dinero a un ritmo récord para absorber la deuda estatal durante la pandemia del coronavirus, el BCE va camino de agotar su cuota de compra de bonos pronto.

Eso significa que los responsables de política monetaria del BCE probablemente discutirán la expansión del estímulo, pero es poco probable que eso ocurra hasta más adelante, tal vez hasta junio, cuando el alcance del deterioro económico sea más fácil de cuantificar.

A principios de la semana, el Banco de Japón amplió el estímulo monetario y se comprometió a comprar una cantidad ilimitada de bonos para mantener los costes de financiación en niveles bajos, mientras el Gobierno trata de sobrevivir a la creciente crisis económica de la pandemia del coronavirus.

El gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, dijo el lunes que el banco central estaba listo para actuar más contundentemente en su lucha contra el impacto del nuevo coronavirus, que ha dicho que podría causar más daño a la economía mundial que el colapso de Lehman Brothers de 2008.

0 vistas

Torre Ultrabursátiles

Medellín, Colombia

Facebook moonblock

Whatsapp +(57) 312 667 53 39

Instagram moonblock_es

  • White Facebook Icon
  • 580b57fcd9996e24bc43c543
  • White Instagram Icon